Anticonceptivos que bajaron desde el monte. Mujeres de la etnia toba de Qom pasaron por Córdoba y mostraron su particular método para cuidarse sexualmente.

Nota publicada en el Diario Día a Día. 12/04/2010

Por Rosana Guerra.

Las mujeres tobas, sabias, humildes y sonrientes.

Una investigación de la Universidad Nacional de Córdoba reveló que las mujeres indígenas Qom del Chaco saben como cuidarse cuando no desean tener hijos, más allá de los prejuicios que pueda haber respecto de su instrucción o conocimiento de este tipo de procedimientos.

Pero lo más significativo es que seis de cada diez de ellas usan métodos naturales de anticoncepción, basados en el consumo de plantas medicinales obtenidas del monte. Día a Día estuvo con integrantes de esta comunidad originaria, que están difundiendo en Córdoba su proyecto de Madres Cuidadoras de la Cultura Qom.

El encuentro está organizado por Mundo Aborigen, y está destinado a docentes y personas interesadas en conocer la cosmovisión de los pueblos originarios. “El 60 por ciento de las mujeres Qom del barrio toba del Chaco, entre 20 y 34 años, usan métodos anticonceptivos naturales basados fundamentalmente en el consumo de plantas medicinales obtenidas del monte. Este grupo de mujeres tienen menos de cuatro hijos y con menos de dos años de tiempo transcurrido desde el último parto. Las plantas fueron el método más mencionado alcanzando el 48,2 por ciento de los métodos anticonceptivos naturales más utilizados”, señaló Susana Vinuesa, la autora de la tesis de maestría en Salud Materno Infantil de la Universidad Nacional de Córdoba.

Este trabajo de investigación sobre las prácticas anticonceptivas de las mujeres de la etnia Qom del barrio Toba de Resistencia Chaco, fue galardonada con el Premio Doctor Mario Crossetto (2005) como la mejor tesis de maestría de todas las maestrías en ciencias de la salud de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC.

“Casi la mitad de las mujeres consultadas eligen las plantas medicinales obtenidas en el monte y es importante destacar que gracias a la información brindada por ellas, se detectaron 42 especies vegetales usadas como anticonceptivas, siendo validadas un 93 por ciento de ellas por criterios etnobotánicos. Algunos nombres populares son calaguala, congorosa y guayacán y si bien se encuentran en el monte y aún no están consideradas en riesgo de extinción, hay menos guayacán por los desmontes generalizados existentes en el Chaco”, explicó Vinuesa, quien actualmente colabora con la Dirección de Salud Indígena del Chaco.

Entre las conclusiones importantes de su trabajo se destacan que a las mujeres de la etnia Qom no les gusta utilizar pastillas anticonceptivas por sus efectos colaterales, como dolor de cabeza, granos, porque se olvidan de tomarlas y porque a veces se las cobran y no tienen dinero para comprarlas.

“El preservativo simplemente no les gusta y el rechazo absoluto del DIU fue contundente. Un 75 por ciento de las consultadas manifestaron no usarlo por miedo y por razones culturales. Lo rechazan en su mayoría porque no les gusta tener un objeto extraño dentro del cuerpo. Para el pueblo Qom la creencia mítica generalizada es que los objetos dentro del cuerpo causan ‘males’ o enfermedades a veces ‘enviados’ por alguien que quiere hacer un daño y precisamente la curación por parte de sus médicos tradicionales (pio’oxonaq) es sacar el objeto o animal que se metió en el cuerpo chupando o tirando humo o curando en secreto. No obstante, las mujeres de la etnia Qom si aceptan la ligadura de trompas”, destacó la investigadora al momento de dialogar con este diario respecto de los resultados más sorprendentes de este trabajo.

Lo fundamental para Vinuesa es que si bien en Chaco también se implementó el Programa de Salud Sexual y Reproductiva desde hace varios años con resultados positivos, el tema es que las mujeres de la etnia Qom desean seguir eligiendo qué métodos anticonceptivos utilizar de acuerdo con sus costumbres y creencias.

De esta manera, se echan por tierra con varios prejuicios respecto de la forma en que estas mujeres acceden a la información sobre los métodos anticonceptivos tradicionales. La gran concurrencia que se dio cita en su charla ( y que se repetirá el 17) fue una muestra del interés existente en el tema.

Mundo Aborigen, el lugar de encuentro con estas mujeres.


Es una asociación sin fines de lucro que funciona desde 1989 intentando revalorizar la cultura de los pueblos originarios de nuestro país. Su sede está en Rivadavia 155, donde funciona un local de exposición y venta de artesanías. Helia “Chicha” Aguirre, docente jubilada y presidenta de Mundo Aborigen, explicó:  “Mi pasión es tratar de insertar la cultura originaria dentro de nuestro sistema educativo. Ellos tienen mucha comunicación con la naturaleza y saben todos los secretos que le enseñaron sus ancestros. Las madres cuidadoras saben que difundiendo su cultura podrán seguir practicando sus  costumbres sin la intromisión de la cultura blanca.  Su forma de comunicarse es casi silenciosa, no es acelerada como la nuestra, se dan sus tiempos para todo”.
Más info: al  (0351) 4243278 y (0351) 4243278 o a esta dirección de correo electrónico:
mundoaborigen_cba@hotmail.com


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar