Entrevista a Elsa Moreno, Doctora en Medicina y consultora de la OPS.

"El principal problema de salud materno infantil es la pobreza".

Invitada por la Maestría en Salud Materno Infantil de la Universidad Nacional de Córdoba, la Dra. Elsa Moreno, disertó sobre la situación de la salud materno infantil en Argentina. La ex Directora de Maternidad e Infancia para América Latina y Consultora de la OPS, señaló que el principal problema de salud materno infantil es la pobreza y la inequidad existente en nuestro país. Si bien la especialista destacó como positivo la disminución de la mortalidad infantil y materna registrada en 2004, advirtió que si no bajan las tasas en el norte y noroeste argentino será muy difícil que Argentina cumpla con las metas del Nuevo Milenio. Las mismas contemplan la reducción en 3/4 partes la mortalidad en menores de 5 años y en un 20 por ciento la desigualdad entre provincias entre 1990 y 2015. Moreno también dió recomendaciones para mejorar los sistemas de salud materno infantil y remarcó la necesidad de trabajar con la familia, lugar donde se toman las decisiones más importantes. La docente, es además asesora internacional del AIEPI (Programa de Enfermedades Prevalentes de la Infancia), Directora de la Maestría en Salud Pública de la Universidad Nacional de Tucumán y Heroína de la Salud de las Américas, distinción otorgada por la OPS en el año 2000.

-¿Cómo evalúa la situación de la salud materno infantil en Argentina?.

La salud materno infantil en Argentina está en un proceso de transición. Tuvimos una crisis severa entre 2001-2002 que evidentemente se está superando, porque están cambiando los indicadores canónicos como la mortalidad infantil. En Argentina entre los años 1999-2002 la tasa era de 16 por mil. Recién en 2004 estos valores descienden a 14 por mil. El último estudio del Ministerio de Salud de la Nación indica que en 2005 disminuyeron las muertes en menores de un año. Hay un informe preliminar que señala que descendió en 13, 7 por mil. Y después de cuatro años de descenso, pensamos que la tendencia va a seguir siendo favorable. Nuestro país se comprometió a alcanzar las metas del Nuevo Milenio ante Naciones Unidas. Esto significa reducir en 3/4 partes la mortalidad en menores de 5 años y en un 20 por ciento la desigualdad entre provincias entre 1990 y 2015. Todas las cifras de la región norte y noreste argentino son más desfavorables que las del resto del país. Creo que si no se trabaja fuertemente en el norte argentino, es muy probable que no se consigan las metas del nuevo milenio (publicación de Presidencia de la Nación firmada por la OMS y la ONU).

-Algunos especialistas sostienen que si bien bajaron las tasas de mortalidad infantil se está lejos de haber alcanzado una situación ideal, porque lo óptimo sería que no hubiese ninguna muerte de niños menores de cinco años. ¿Qué opina al respecto?.

Creo que no se puede ser tan estricto, porque no existe ningún país del mundo que no tenga alguna tasa. La más baja del mundo está en los países nórdicos y está alrededor de 5 por mil, entonces creo que es utópico decir que se puede lograr la tasa cero. Pero también me parece que la mayor parte de las muertes son evitables incluso las que antes no eran evitables. La situación de la salud materno infantil en 2004 se caracterizó por altas tasas de mortalidad infantil y materna, pobres descensos, grandes diferencias entre provincias y aumento progresivo de los diferenciales en el último decenio. También se registraron problemas de subregistro en algunas provincias. La mortalidad Infantil para nuestro país fue en 2004 de 14,4 por mil nacidos vivos, la mortalidad materna: 4,0 por 100.000 nacidos vivos, mientras que la mortalidad infantil estimada en 2005 es de 13,5 por mil nacidos vivos. En lo que hace a salud infantil el 60 por ciento de las muertes ocurren en el primer mes. El bajo peso contribuye con el 45 por ciento de las muertes neonatales. Las cinco primeras causas son perinatales, anomalías congénitas, accidentes, infecciones respiratorias agudas y muerte súbita. El 58 por ciento de las muertes neonatales y el 62 por ciento de las post neonatales son reducibles por diagnóstico y tratamiento oportuno. 

-¿Cuáles cree que son las principales causas de los problemas de salud materno infantil en nuestro país?.

Creo que el principal problema de la salud materno infantil en nuestro país es la pobreza. Su estado no está condicionado solo por las políticas de salud sino por las condiciones socioeconómicas. La crisis de 2001 lo demostró, aumentó la pobreza y se incrementó la mortalidad infantil y materna. Algunos analistas sostienen que estos indicadores disminuyeron posteriormente debido al incremento del presupuesto en salud a nivel nacional, pero hay que reconocer que también fue resultado de la disminución de la pobreza. Sin embargo, no baja más, porque a pesar de haber disminuído el número de pobres lo que aumentó es la inequidad, la brecha entre pobres y ricos. Hay que señalar que la pobreza, condiciona un hábitat, la educación, el acceso a la información, hasta a veces disminuye la capacidad de demandar los derechos de atención en el sistema de salud. Una forma de luchar contra esto, sería aumentar la educación en salud y mejorar la estructura de servicios de salud para que la gente pueda acceder más fácilmente a ella. Las decisiones más importantes en el tema de salud se deciden dentro del ámbito de las familias. Entonces hay que trabajar mucho con las familias. También hay que actuar en el ambiente, proveerles de un adecuado servicio de agua potable, implementar sistemas sustentables de enterramiento de la basura, mejorar el acceso a la educación de los niños y acercarles a las madres las medidas de prevención en salud materno infantil. La pobreza impacta sobre la salud materno infantil y compromete las relaciones interpersonales que se traducen en conductas antisociales y violencia de todos los miembros. Con mayor frecuencia los padres de hogares pobres usan estilos autoritarios de dar órdenes, llegando en algunos casos al maltrato: "ciclo intergeneracional de la violencia".

-¿Por qué cree que se están produciendo casos de maltrato infantil en nuestro país?.

El maltrato infantil es un indicador de violencia y el enemigo de todo esto es la pobreza y la inequidad. La pobreza genera violencia y se manifiesta de distintas formas. Esto es producto de una sociedad violenta. La inequidad es más importante que la pobreza. Hay experiencias con países que tienen menos PBI pero que organizaron muy bien todo lo que es salud y educación y lograron disminuir la inequidad. En Costa Rica por ejemplo, no hay grandes riquezas ni capitales, es una sociedad equitativa y desde los años sesenta trabajan en un sistema de salud y educación que llegue a todos. Este es un país con menos violencia y pobreza, pero no necesariamente con más riqueza. En cambio nuestro país cada vez es más inequitativo y entonces se genera violencia. Los profesionales de la salud y particularmente los pediatras tienen la obligación moral de detectar y denunciar los casos de maltrato infantil. Hay signos y síntomas para detectar casos de maltrato. Que un bebé de 5 o 6 meses se haya caído de una cuna, puede ser un descuido de la madre pero también puede ser una señal de alerta. Entonces es necesario sistematizar y difundir las señales y medidas de prevención a tener en cuenta para evitar situaciones de maltrato infantil. Porque no es que uno de los integrantes sea violento, sino que la familia es violenta. El camino es disminuir la inequidad y educar. Y para esto tienen que trabajar todos los sistemas del Estado en conjunto con las Organizaciones No Gubernamentales. Porque las ONGs dan respuestas muy adecuadas ante estos problemas. En Tucumán, se organizaron durante la crisis de 2001 con el tema de los comedores, pero se dieron cuenta que el comedor tradicional no solucionaba el problema, entonces implementaron el sistema de las Madres Cuidadoras. Mientras algunas trabajan afuera, otras se quedan en sus casas, cuidando sus niños y también los niños de las otras mamás que están trabajando. Se organizaron y se turnan de acuerdo a los horarios de cada una. Además de cuidarlos les preparan la comida. Se hizo una encuesta sobre el estado nutricional de los pobres de la periferia de San Miguel de Tucumán, y se demostró que la situación nutricional de estos niños que asistían a los comedores tradicionales era más grave que aquellos niños que están bajo el sistema de las madres cuidadoras. Esto demuestra que no basta con dar de comer. Hay algunos comedores donde las madres dejan a sus chicos como un paquete y esperan afuera ociosas y esto no sirve. Hay que trabajar, educar y responsabilizar a las familias.

-¿Cuáles serían las principales recomendaciones para disminuir la mortalidad infantil?.

Fundamentalmente mejorar la cobertura y la calidad de la atención. Porque la cobertura de salud también es un problema administrativo, no se trata solo de crear más centros de atención. Hay que poner los horarios de atención de acuerdo a las necesidades de la gente, no de los prestadores. No se puede poner un horario a las doce del mediodía, porque las mujeres están ocupadas (preparación de la comida, limpieza de la casa o trabajo afuera). Hay que crear horarios a la tarde para que la gente pueda ir. Usted sabe la cantidad de horas que se pierden para educar dentro de los sistemas de salud. Cuando una madre va a sacar un número a las seis de la mañana, y está hasta las diez esperando su turno, tenemos un público disponible y hay que aprovechar este momento para educar. Además entre los problemas fundamentales en la atención del niño, están las fallas en la organización de los servicios que comprometen el acceso (colas, rechazos ), una inadecuada educación acerca de la crianza, la lactancia y el control periódico, una ausencia de actividades de promoción, captación y re-captación. También se dan consultas tardías por patologías, por falta de conocimiento de los signos de alarma, un inadecuado y excesivo uso de medicamentos, entre otros.

Entrevista: Lic. Rosana A. Guerra. (*) Periodista.

 

 


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail: maestria_smi@fcm.unc.edu.ar