Cambian las terapias para enfrentar la menopausia.

Los especialistas recomiendan practicar ejercicio en forma regular, dieta sana, control de peso y terapias naturales en vez de las tradicionales terapias hormonales a largo plazo.

Entrevista con la Dra. Mary Ann Faucher (*). Profesora Asociada de la Escuela de Enfermería Louise Herrington. Universidad de Baylor. Waco. Texas. Estados Unidos.Master en Salud Pública y Doctora en Comportamiento Saludable y Educación para la Salud.

La menopausia como etapa natural de la vida de las mujeres está siendo comprendida por los profesionales de la salud desde una perspectiva holística e integral. Tanto es así que por considerarse un proceso natural de la vida, también están cambiando las terapias para tratarla. Las terapias hormonales a largo plazo están siendo reemplazadas por las de corto plazo y también por terapias no hormonales como la práctica de ejercicio regular, una dieta sana, control de peso, ingestión de hierbas naturales, acupuntura y hasta meditación. Los profesionales de la salud están modificando su mirada y ahora promueven a través del diálogo con sus pacientes las potencialidades de las mujeres en esta nueva etapa de su vida. De estos temas conversamos con la Dra. Mary Ann Faucher de la Universidad de Baylor, Waco, Texas. La especialista disertó el 6 de junio de este año sobre el tema de la Menopausia y terapias basadas en evidencias en el marco de un convenio entre la Universidad de Baylor y la Secretaría de Relaciones Internacionales de la Escuela de Enfermería de la Universidad Nacional de Córdoba.  

-¿Por qué eligió la menopausia y terapias de evidencia como tema de disertación?.

Es la primera vez en la historia de Estados Unidos que tenemos tantas mujeres en la etapa de pos menopausia y sabemos que la expectativa de vida es que van a vivir varios años más. Como resultado de los cambios sociológicos ocurridos en la década del setenta, cuando las mujeres decidieron tomar las riendas del cuidado de su propia salud, nos dimos cuenta que era importante escucharlas para desarrollar terapias adecuadas. Creo y anticipo que este tema de la menopausia también será importante para las mujeres en Argentina, teniendo en cuenta los cambios culturales producidos en los últimos años. Es fundamental para los trabajadores y profesionales de la enfermería estudiar la menopausia como una etapa natural. Tanto esta como el parto son experiencias verdaderas, biológicas que cambian la vida de una mujer.  No son enfermedades, son cambios naturales que nos tocan a todas las mujeres en algún momento de nuestras vidas.

-¿Cómo fue variando el concepto de menopausia a través del tiempo y cómo se comprende ahora?.

El concepto de menopausia depende de la cultura y del individuo. La filosofía a la que me adscribo es que es un cambio natural, una etapa en la vida de la mujer que experimenta física y psicológicamente. No espero que se perciba como un problema o una enfermedad sino que una mujer se acerca a la menopausia como a cualquier otra etapa de la vida. Cada mujer que la enfrenta trae la complejidad de su vida anterior. Física y psicológicamente tiene que reconciliarse consigo misma sabiendo que ya pasó la etapa de tener hijos. La idea es que esté satisfecha con haber cumplido esa etapa, con los logros y con la idea de que está entrando en otra nueva, con metas y enfoques distintos. Es muy interesante porque cada país usa un mensaje distinto para hablar del ciclo de menstruación. Por ejemplo algunas mujeres la llaman la maldición, o también dicen que lamentan esa etapa del mes. Cuando nos acercamos a la edad de la menopausia, en promedio a los 50 años, sufrimos la pérdida de la menstruación. Y sociológicamente tanto en Estados Unidos como en otros países tenemos una adoración a la juventud entonces necesitamos enfocarnos en los beneficios, en lo que uno gana en esta nueva etapa de la vida. Cada individuo es una complejidad bella y en esta etapa de la vida donde se llega a la menopausia las mujeres tenemos mucha sabiduría y muchas potencialidades para desarrollar.

-¿Cuáles serían las terapias que se están utilizando para las mujeres que están atravesando la menopausia?.

Principalmente las terapias que se están utilizando tienen que ver con el estilo de vida, realizar ejercicios regularmente, tener una buena dieta, no excederse en el peso y ayudarle a las mujeres a enfocarse en sus intereses, porque tal vez durante los años dedicados a criar niños antes no tenían tiempo de desarrollar sus propias potencialidades. También tenemos conocimientos de problemas anteriores preexistentes que complican el estilo de vida antes que la mujer entre la menopausia, como necesidades farmacéuticas o complicaciones con cirugías estéticas. La primera razón por la cual las mujeres piden terapia hormonal es por los calores fuertes. Todavía se usan terapias hormonales, sin embargo tenemos mucho más conocimiento sobre sus riesgos. Se están realizando investigaciones sobre dosis menores de hormonas u otras vías de administración y en vez de ver la terapia hormonal como algo permanente para toda la vida, estamos estudiando la terapia hormonal de corto plazo.  Si bien todavía no estamos seguros del nivel de riesgo para cáncer de mama, hay investigaciones que demuestran que existe un incremento del riesgo del 7 % de contraer cáncer de mama si se utilizan terapias hormonales a largo plazo para enfrentar la menopausia. Con una terapia hormonal de progesterona y estrógeno combinadas hay un aumento del riesgo del cáncer de mama. Por esto recomiendo las terapias hormonales de corto plazo y a bajas dosis.  Esta un área de mucha investigación en Estados Unidos.

-¿Es necesario recurrir a la terapia hormonal para las mujeres que atraviesan a la menopausia?

Un tercio de las mujeres no experimentan calores, un tercio experimentan calores leves a moderados y otro tercio de ellas dicen que tienen calores tan fuertes que interrumpen su vida diaria. Entonces solo es ese tercio de las mujeres que probablemente necesita algún tipo de terapia. Por ejemplo un caso particular son las mujeres que experimentan calores de noche, están privadas del sueño y necesitan dormir bien. Hemos estudiado la importancia del ejercicio y de terapias no hormonales que también son drogas para disminuir los calores. Además muchas mujeres buscan terapias naturales por ejemplo los productos de soja que contienen fitoestrógenos (tofu, leche de soja o soja), otras prueban hierbas naturales como uña de gato. Y también hay otras terapias como meditación, acupuntura o también rezar que contribuyen a disminuir los efectos de la menopausia.  Entonces en mi área de estudio en la enfermería buscamos un acercamiento holístico de la salud. Y esto no solo en la menopausia sino en cualquier otra etapa de vida de la mujer. Recuerden que estas etapas son cambios normales de la vida, no son problemas sino partes de la vida de la mujer. Creo que es muy importante que tengamos confianza en la capacidad del cuerpo en sí en llevar y atravesar bien estas etapas. Para la mayoría de las mujeres es una etapa normal de la vida, es un porcentaje muy chiquito que realmente va a precisar algún tipo de intervención médica o de drogas. Lo que pasa es que hay muchas mujeres que no entienden los procesos naturales de su cuerpo, entonces el hecho de escucharlas y educarlas en esta etapa, puede ser todo lo que precisan para atravesarla. Mi responsabilidad como proveedora de cuidados de la salud es leer todas estas investigaciones y estudios que están saliendo, para sentarme con ellas y hablar sobre este tema.

*Dra. Mary Ann Faucher. Profesora Asociada de la Escuela de Enfermería Louise Herrington. Universidad de Baylor. Waco, Texas. Estados Unidos. Master en Salud Pública y Doctora en Comportamiento Saludable y Educación para la Salud.

Más información sobre menopausia: introducir en el buscador google Women's Health Initiative and the Million Women Study

 


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail: maestria_smi@fcm.unc.edu.ar