Resúmenes. Tesis de Maestría en Salud Materno Infantil. UNC.

Factores asociados al cuidado infantil y estado nutricional de niños de seis meses a tres años de edad en el municipio de Malvinas Argentinas. Año 2008. Presentación Tesis: 2010.

Autora:  Daniela Martina. Lic. en Nutrición.

Resumen.

El cuidado es un concepto en construcción dentro del campo de la nutrición humana, siendo uno de los factores asociados al crecimiento y desarrollo infantil menos estudiado desde esta perspectiva.

El objetivo del presente estudio fue describir algunas aristas que se desprenden de este concepto. Entre éstas, se analizaron las características de los principales responsables del cuidado infantil, el uso del tiempo en las actividades de trabajo remunerado y no remunerado, el apoyo familiar y social con que cuentan y la relación de estas condiciones con el estado nutricional de niños y niñas de entre seis meses y tres años de edad. 

Para ello se realizó un estudio de tipo descriptivo, transversal y correlacional, donde se logró recolectar información sobre 279 niños y niñas y sus principales responsables del cuidado infantil que asistieron al Programa de Control de Crecimiento y Desarrollo en el período Octubre a Diciembre de 2008 en los Centros de Salud de la localidad de Malvinas Argentinas, a través de técnicas antropométricas (en el caso de niños y niñas) y entrevistas a las responsables del cuidado infantil utilizando un cuestionario diseñado para tal fin.

Los resultados de este trabajo señalan un complejo panorama de transición nutricional con preeminencia de problemáticas vinculadas al exceso, déficit crónico de crecimiento y una baja representatividad del déficit agudo.

Las principales responsables del cuidado infantil fueron mayormente en este estudio mujeres madres, mayores de 20 años, con primaria completa o secundaria incompleta, casadas o unidas, responsables de las actividades domésticas en el hogar, sin inserción en el mercado laboral, que viven hace más de 6 años en la localidad, sin enfermedades crónicas, y con baja participación en el Programa de Paternidad y Maternidad Responsable. Las mismas tienen, al comparar con otros estudios, una alta carga de trabajo doméstico no remunerado (5:25 horas diarias), un menor tiempo destinado a las actividades de tipo no productivas (11:38 horas diarias) tales como el cuidado personal, estudio, vida social y participación comunitaria, entre otras y similar tiempo destinado al cuidado infantil (3:31 horas diarias).

Si bien las familias que predominan son las de tipo biparental y nuclear, se observa en la localidad un alto porcentaje de familias extensas en el marco de las cuales se encuentran prácticamente todos los núcleos monoparentales. Las mujeres reciben apoyo de su familia en términos de tiempo, en mayor medida en las actividades que hacen al cuidado infantil en relación a las domésticas. El apoyo que reciben a partir de políticas públicas como los programas de transferencia condicionada o Jardines Maternales tiene carácter residual. Las mujeres que trabajan para el mercado lo hacen mayormente de manera informal, por cuenta propia, con baja dedicación horaria y remuneración, por lo que las estrategias utilizadas para la conciliación de la vida laboral y familiar son predominantemente informales y centradas en mayor medida en las familias.

Los factores que se asociaron al estado nutricional infantil en forma directa fueron principalmente aquellos vinculados a la órbita familiar, presentándose contrariamente a lo que se señala en otros estudios, un mejor estado nutricional entre los niños de madres que se encuentran solas, las que a su vez destinan mayor tiempo a las actividades del cuidado infantil y menor tiempo a las actividades del trabajo doméstico no remunerado, el que comparten habitualmente con otros miembros de la familia extensa.

El  mayor tiempo destinado por el principal responsable del cuidado infantil para dar de comer a los niños y niñas constituyó otro de los factores que se asoció estadísticamente al estado nutricional normal, así como el apoyo de los abuelos de niños y niñas en lo que hace a la actividad de jugar con ellos.

El hecho de que la responsable del cuidado infantil participara del Programa de Paternidad y Maternidad Responsable también mostró una asociación favorable con el estado nutricional, no existiendo casos de desnutrición en niño/as de mujeres beneficiarias del Programa.

Se necesitaría una mayor profundización de los aspectos que hacen al proceso de transición nutricional descrito entendiendo que en estos contextos de pobreza en el marco de una acelerada urbanización, la coexistencia de situaciones de déficit y exceso no puede ser atribuida a factores causales completamente independientes tal como lo vienen mostrando algunos estudios. El seguimiento sistemático y de calidad de la información del estado nutricional de la población asistida constituiría un valioso aporte para esta comprensión.

Pese a la ardua labor que las familias realizan en aras al sostenimiento del bienestar de sus integrantes, principalmente de los niños y niñas, el panorama general del cuidado muestra flancos débiles, impregnados por la división sexual del trabajo y una política pública de carácter familista que refuerza esta tradicional concepción.

Sumar estas consideraciones en los enfoques de las distintas intervenciones destinadas a apuntalar un adecuado proceso de crecimiento y desarrollo infantil se hace necesario desde distintos niveles y áreas.


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail:
maestria_smi@fcm.unc.edu.ar