Violencia Familiar y Maltrato Infantil.

Rompiendo el silencio.

Las denuncias en el 102 se incrementaron un 33% en 2006.

 

Por Rosana A. Guerra.

Córdoba, 31 de marzo de 2007. La Maestría en Salud Materno Infantil de la Universidad Nacional de Córdoba advirtió sobre el incremento de las denuncias sobre violencia familiar y maltrato infantil registradas en Córdoba durante 2006. Sin embargo los especialistas señalaron que aunque las denuncias de casos de maltrato crecieron notablemente en los últimos años, lo positivo es que existe mayor sensibilidad social para denunciar este tipo de situaciones traumáticas para quienes las padecen. Luis Tomás García, médico pediatra y docente de la maestría consideró: “lo importante es que existe mayor confianza en la gente para hacer la denuncia, hay más sensibilidad y más conocimiento sobre lo que significa la violencia y el maltrato infantil. Además ahora existen medios accesibles para realizar este tipo de denuncias como el 102”. Desde la Cátedra de Medicina Preventiva de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC, se inició el año pasado un trabajo de investigación donde se identificarán cuáles los factores de riesgo que llevan a diversas situaciones de maltrato. Esta investigación está dirigida por Luis Tomás García, y si bien se encuentra en una etapa preliminar, está prevista que concluya en dos años.

Según datos proporcionados por la Subsecretaría de Protección Integral del Niño y el Adolescente del Ministerio de Justicia de Córdoba mientras en 2005 se registraron a través de la línea telefónica 102, 832 denuncias, en 2006 se constataron 1087 denuncias, o sea 255 denuncias más que las registradas el año anterior. Este incremento representa un 32, 62 por ciento más que las detectadas en 2005 y comprenden casos de maltrato infantil, violencia familiar, violencia escolar, problemas familiares, problemáticas con adolescentes y personas en situación de crisis.

Fernando López Amaya titular de la Subsecretaría aseguró: “en 2006, recibimos en el 102 unas 10.000 consultas. De estas 1087 correspondieron a casos de maltrato. Los meses en los que se registraron más denuncias fueron marzo y diciembre y creemos que esto se debe por un lado al inicio de clases y a la resistencia de algunos chicos para ir al colegio y por otro a la llegada de las fiestas de fin de año y las vacaciones, donde los niños están más en casa. Además de las 1087 denuncias recibidas en 2006, solo se judicializaron un 16 % de los casos (174), y en el 84 % de las restantes se evitó. El 102 sirve para la prevención y también para evitar la judicialización  de la pobreza”, destacó el funcionario.  

Otro dato revelador que indican las llamadas receptadas en el 102 es que el 50 % de las denuncias por malos tratos son propinados por la madre, el 17 % por el padre, el 19 % por ambos progenitores al mismo tiempo. En cuanto a la problemática denunciada, el 81 % de los casos notificados corresponden a situaciones de maltrato psicofísico y abandono o negligencia. De este porcentaje, el maltrato psicofísico (golpes, quemaduras) asciende al 46 %, el abandono o negligencia a un 24 % y el maltrato psicofísico y abandono a un 11 %. Además el maltrato psicofísico y violencia familiar es de un 6 %, el abuso emocional de un 5 % y el abuso sexual de un 1 %.  En esta última categoría se debe tener en cuenta que esta situación es la que menos se visualiza, se mantiene el secreto familiar y lamentablemente todavía el abuso sexual no es el más denunciado. En cuanto a la edad de los niños, el 39 % de las denuncias involucran a menores de 5 años. Y el 61 % corresponde a denuncias de malos tratos en niños en edad escolar. El hecho de que esta cifra sea considerablemente mayor a la anterior se debe a que la escuela es uno de los ámbitos propicios para la detección de casos de maltrato. Las denuncias registradas en el 102, provienen un 62 % de vecinos, un 12 % de familiares conocidos y un 7 % de la institución escolar o de salud. Las mayores denuncias se registraron en las seccionales 5, 10, 11, 12 y 13 y los especialistas atribuyen que esto se debe a la situación de vulnerabilidad socioeconómica padecida en estos sectores.

La pregunta del millón es si crecieron los casos de maltrato o si la gente se anima a denunciar más que antes. Estas son las limitaciones de las estadísticas, porque no representan la realidad, son solo indicios y son relativas. Además es necesario considerar las pocas fuentes estadísticas disponibles con datos actualizados y también la dificultad para recopilar y procesar la información por parte de las distintas instituciones que se ocupan de abordar la problemática. No obstante los especialistas advierten que sea como sea existe una cifra oculta (los casos de maltrato que no se denuncian) que conspira para estimar con más precisión la gravedad del fenómeno.

Al consultarlo sobre las causas del incremento de las mismas López Amaya agregó: “una de las razones de la suba creo que es la difusión de la existencia del número telefónico 102 como vía de denuncia gratuita y anónima que funciona los 365 días del año las 24 horas. Y también la mayor sensibilidad social que existe sobre el tema y el grado de difusión que tuvieron los casos aberrantes y tristísimos ocurridos del año pasado.  Lo importante es que el ciudadano no dude en denunciar”, advirtió.

Identificar el maltrato.

El maltrato infantil se refiere a todas las acciones u omisiones que provoquen dificultades en el desarrollo físico, psíquico o social del niño. Existen distintas formas, el maltrato físico puede manifestarse en golpes, quemaduras, hematomas, encierros o la privación intencional de cuidados o alimentos. Como signos de maltrato físico en niños pueden aparecen la malnutrición, escaso crecimiento, irritabilidad, trastornos del sueño, dificultad para ser consolado, falta de interés en el juego, escasa higiene corporal y en la vestimenta, infecciones a repetición y los accidentes frecuentes. También está el maltrato emocional que puede manifestarse en gritos, insultos, intimidación y amenazas aterrorizantes, desprecio, rechazo, reproches culpógenos, indiferencia o ausencia de expresiones cariñosas, usar humor sarcástico, hacer burlas o chistes que ridiculicen al niño, colocarle apodos o establecer una competición con la seguridad de que va a perder. Las verbalizaciones desvalorizantes producen una disminución de la autoestima y de la autoconfianza del niño y entonces pueden observarse un exceso de confianza a desconocidos o por el contrario que no haya  interacción con las personas. En los niños el maltrato suele producir sentimientos de culpa, miedo, timidez, ansiedad, depresión, angustia, estrés, fobias, sobreadapatación, tristeza, falta de motivación, agresividad , irritabilidad y comportamientos autodestructivos. También el maltrato infantil puede ocasionar en los niños frustración, dificultades para disfrutar y sentir placer, percibir el mundo como amenazante y sentimientos de inferioridad. Alguna de las señales que pueden estar indicando algún tipo de maltrato suelen ser un bajo rendimiento escolar repentino, problemas de concentración y dificultad de aprendizaje. Además pueden advertirse dificultades para dormir, insomnio, pesadillas, o que el niño se orine en la cama. 

Además constituye otra forma de maltrato el abandono y el abuso sexual que puede darse con o sin acceso carnal o contacto físico, a través de la violencia o la intimidación. Pueden observarse dificultades para caminar o sentarse y hasta sangrado vaginal o anal.

El embarazo precoz puede ser un indicio de abuso sexual y/o incesto, al igual que las enfermedades de transmisión sexual en los tractos vaginales, anales o bucales.

Como indicadores de conducta de maltrato y abuso pueden señalarse también las ausencias reiteradas en la escuela, el bajo rendimiento escolar, la depresión constante y la presencia de conductas auto agresivas o ideas suicidas. La inhibición o docilidad excesiva, la actitud evasiva y /o defensiva frente a los adultos, la búsqueda intensa de expresiones afectuosas por parte de los adultos y las actitudes y juegos sensualizados persistentes e inadecuados para la edad.

Las situaciones de maltrato infantil no solamente se producen dentro del ámbito familiar, sino también suelen ocurren en el ámbito escolar y en otras instituciones del Estado como institutos de menores y comisarías. En la escuela, muchas veces la descalificación (ya sea por la delgadez, obesidad),  la discriminación y la exclusión por color de piel o a niños con capacidades diferentes, así como los modelos de éxito y fracaso escolar, sumado a algunos abordajes de la diversidad cultural en el aula también pueden considerarse situaciones de maltrato. Además uno de los principales riesgos junto a la naturalización es la alta tolerancia al maltrato y el clima de violencia y de intolerancia existente en la sociedad en que vivimos. “El mensaje más poderoso y generalmente involuntario que el castigo físico transmite en la mente de un niño o una niña es justamente que la violencia es un comportamiento aceptable y que es correcto que una persona más fuerte use la fuerza para coaccionar a una persona más débil. Eso ayuda a perpetuar el ciclo de violencia en la familia y en la sociedad”, afirma la organización Save The Children. También La Convención sobre los Derechos del Niño incorporada en nuestra Constitución Nacional establece: “la obligación de los Estados que la han ratificado a adoptar todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluído el abuso sexual” (art. 19).

A donde acudir.

Hospital de Niños. Comité de Maltrato Infantil. Baja Pucará 340. Tel.: (0351) 4586400.

Línea Gratuita 102. Recepta las denuncias que pueden ser anónimas sobre situaciones de maltrato infantil. De ahí algunas se derivan al Poder Judicial o los trata un equipo de trabajadores sociales y psicólogos.

Juzgado de Menores Prevencional. Tel.: (0351) 4217021 al 27.

Juzgado de Familia: Tel.: (0351) 4217021.

Juzgados del interior.

Subsecretaría de Protección Integral del Niño y del Adolescente. Tel.: (0351) 4688533.

Programa Protección Joven. Tel.: (0351) 4342706/07.

Dirección de Asistencia a la Víctima del Delito y Violencia Familiar. Existen tres programas. Programa de Violencia Familiar. Alvear 150. Tel.: (0351) 4342113. Programa de asistencia a la víctima del delito y Programa “Nueva Vida”. Pasaje Santa Catalina 66 (al lado del Cabildo Histórico). Tel.: (0351) 4341500.

Unidad Judicial de la Mujer.  Para casos de abuso sexual a mujeres y niños. La Unidad Judicial depende de la Justicia y recepta denuncias mientras que la Casa de la Mujer y el Niño Víctimas del Delito contra la Integral Sexual brinda tratamiento interdisciplinario. Rondeau 258. Tel.: 0 800 555 68537 (mujer) o 0 800 555 58342 (judicial).

Comisión de Violencia del Consejo de la Mujer. Brinda asistencia psicológica y asesoramiento legal a víctimas de la violencia familiar. Av. Colón 297. Tel.: (0351) 4341355/6.

Este comunicado de prensa se publicó en el Diario La Voz del Interior. Sábado 31 de marzo de 2007, página 16 A., sección sociedad. Web: www.lavozdelinterior.com 

(*) Foto: Gentileza Archivo Diario La Voz del Interior. 

 


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail: maestria_smi@fcm.unc.edu.ar