Los médicos, sin receta para el maltrato.

Según una tesis de la UNC, en varios hospitales públicos admiten no estar preparados para atender a mujeres víctimas de la violencia doméstica.

Nota Publicada en el Diario Día a Día. 18/04/2010

Por Rosana Guerra.

Muchas mujeres ocultan su condición de maltratadas por sus parejas cuando llegan a los hospitales para que les curen sus heridas. Otras abandonan el tratamiento, o sus casos se pierden por una inadecuada derivación a otras áreas de atención. ¿El motivo? La falta de capacitación de los profesionales de la salud para atender correctamente los casos de violencia doméstica. Así se desprende de una tesis reciente, la que encuestó a equipos de salud de los distintos centros asistenciales de gestión pública de la ciudad.

“Un 65 por ciento de los profesionales afirma no haber recibido capacitación para atender a las mujeres que llegan a los hospitales tras ser sometidas a formas de violencia física o psicológica por sus parejas. Señalan que no existen consultorios para la atención de mujeres víctimas de violencia en la institución donde trabajan. Y un 32,4 por ciento de los consultados admitió que no registran por escrito en las historias clínicas los casos de violencia”, advierte Olinda Rodríguez, autora de la tesis que abordó qué opinan los equipos de salud de Córdoba sobre el tratamiento que se les da en los hospitales a las mujeres maltratadas. El trabajo fue aprobado en marzo de este año. 

Los resultados salieron tras encuestar a los profesionales de la salud de los hospitales Universitario de Maternidad y Neonatología, Materno Provincial, Misericordia, Neonatal, y a los alumnos de la Maestría en Salud Materno Infantil de la Universidad Nacional de Córdoba.

Entre las conclusiones más interesantes está la que advierte que el 32,4 por ciento de los médicos asumen que no registran por escrito los casos de violencia doméstica en las historias clínicas. Para Rodríguez, tal situación “denota no sólo la falta de capacitación de los profesionales de la salud, sino la inexistencia de protocolos o normas de atención para la mujer violentada”, remarca la tesista. “Esto significa que si no hay seguimiento de estos episodios de maltrato, hay menos posibilidades de prevenirlos”, indica. 

Para el trabajo se distribuyeron 250 encuestas, de las cuales se recolectaron 205. “Un dato relevante es que el 46,3 por ciento fueron respondidas por médicos, de los cuales el 81, 3 por ciento  fueron mujeres, estimándose que probablemente esto se debió a un compromiso con su género”, explica Olinda Rodríguez.

En este sentido, el estudio destaca que el 35 por ciento de los médicos entrevistados afirmaron que luego de curar las heridas u otras lesiones que presentan las pacientes, las derivan al servicio de salud mental y/o servicio social.

“En general, los profesionales afirman que es muy difícil detectar casos de violencia por el ocultamiento que hace la mujer, por el abandono del tratamiento médico y por la pérdida de casos, estos últimos ocasionados por una mala derivación a otros servicios”, agrega Rodríguez, advirtiendo que los médicos señalan que no existen consultorios específicos para la atención de mujeres víctimas del maltrato doméstico.


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar