Sana e irreemplazable.
La Lactancia Materna, la mejor inversión.

Córdoba, martes 25 de noviembre de 2003. La Maestría en Salud Materno Infantil de la Universidad Nacional de Córdoba, señaló que además de los beneficios nutricionales y afectivos de la lactancia materna existen beneficios económicos en relación a los altos costos de los Sustitutos Artificiales de la Leche Materna (SALM). Luis Tomás García, especialista en pediatría y docente de la Maestría en Salud Materno Infantil de la Universidad Nacional de Córdoba, indicó que la lactancia materna les permite a las familias “ahorrar al no consumir fórmulas y equipo para la alimentación artificial”. También disminuyen los gastos en consultas médicas y uso de medicamentos, porque está comprobado que los niños amamantados se enferman menos. Existen menos gastos en métodos anticonceptivos y suministros para la menstruación, porque mientras se amamanta al bebé el cuerpo de la madre se mantiene con altos niveles de progesterona, la hormona que impide la ovulación. Además las madres ahorran en días de trabajo perdidos al haber menos enfermedad. 

Para la Alianza Mundial pro Lactancia Materna, WABA, esta práctica milenaria también beneficia a los dueños de las empresas, porque “disminuye el ausentismo de las madres empleadas al haber menos enfermedad en los niños”. Además beneficia la economía de los países, porque “se ahorran divisas extranjeras pues disminuyen las importaciones y la distribución de substitutos artificiales de la leche materna. Se ahorra en gastos de salud al prevenir enfermedades agudas y crónicas y también se evita el daño ecológico que causa la producción de los sustitutos artificiales de la leche materna, su distribución y desecho”. 

De todas maneras WABA enfatiza que “los ahorros monetarios no son el único ni el mayor beneficio de la leche materna”. La leche materna satisface todas las necesidades nutricionales del bebé, se adapta a sus necesidades digestivas y es más fácil y rápida de digerir. Como siempre está a la temperatura adecuada y al no tener que manipular biberones ni tetinas se evita la posible contaminación por esterilización o manipulación incorrecta. La leche materna permite una mejor absorción de vitaminas, evita la obesidad futura y previene contra la diabetes. Proporciona la primera inmunización del bebé, evita las diarreas y la deshidratación, previene las alergias, protege los oídos, asegura el desarrollo de una estructura maxilofacial adecuada y promueve la estimulación temprana y el desarrollo sensorial del niño.  La Lactancia materna favorece el vínculo afectivo entre la madre y el niño y también ofrece ventajas para la madre después del parto, porque poner al niño al pecho hace liberar la hormona oxitocina, se intensifican las contracciones y se expulsan con mayor facilidad y rapidez la placenta. El amamantamiento precoz favorece la posterior producción de leche y reduce el riesgo de padecer hemorragias postparto y anemias. La oxitocina liberada cuando el bebé succiona el pecho, también previene las depresiones posparto, ayuda a recuperar el tamaño que tenía el útero antes del embarazo, reduce sustancialmente el riesgo de contraer cáncer de mama y brinda protección contra el cáncer ovárico.

Luis Tomás García indica que el incremento de la Lactancia Materna hasta el año de edad “está mejorando en forma mucho más rápida los indicadores nutricionales, de morbilidad y mortalidad en los niños. El incremento de la Lactancia Materna exclusiva, en los niños menores de un año, está logrando mejorar los indicadores para este grupo de edad, por el solo hecho de que las madres se bastan por sí mismas y no requieren de intermediarios como servicios de salud, profesionales, proveedores o tecnologías complejas”. García explica que para amamantar al niño “la madre simplemente debe tener la voluntad de ponerlo al pecho materno, pezón mediante, para que la leche materna llegue a la boca del niño. De esta manera se facilita enormemente la accesibilidad a la leche materna, un bien tan preciado, sano y económico evitando la manipulación y posible contaminación que provocan las técnicas de alimentación artificial”.

Nota: Rosana A. Guerra. Prensa y Difusión. E-mail: rguerra@arnet.com.ar  

Este comunicado de prensa se publicó en el Diario La Voz del Interior el 26 de noviembre de 2003. 

* Foto. Fuente "Facts of life" (Foto de UNICEF, Lemoyne).


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail: maestria_smi@fcm.unc.edu.ar