Alertan sobre las altas tasas de SIDA pediátrico en Argentina.

La transmisión perinatal es del 6, 7 por ciento, una de las más altas en América. El análisis de HIV es fundamental para prevenir la transmisión vertical de madre a hijo.

Córdoba, Argentina, miércoles 9 de junio de 2004. La Maestría en Salud Materno Infantil de la Universidad Nacional de Córdoba alertó sobre las altas tasas de SIDA pediátrico en Argentina transmitido de la madre al hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia materna. Nuestro país ocupa el segundo lugar, luego de Jamaica, en cantidad de casos de SIDA pediátrico en América con una cifra de transmisión perinatal del 6, 7 por ciento. Sin embargo, gracias a las campañas de prevención que se están implementando la proporción tiende a descender en los últimos años.

Eduardo Halac, médico pediatra y docente de la Maestría en la Salud Materno Infantil señaló que uno de los problemas es que “las campañas de prevención contra el SIDA no se dirigieron hacia las embarazadas, porque siempre se concentraron en otros grupos de riesgo. Hemos fallado en incorporar a este grupo vulnerable a toda la campaña de SIDA, entonces es necesario y urgente hacer campañas de prevención dirigidas también a las embarazadas”. Hugo Roland, director del Hospital Rawson, advierte que desde 2000 “el Programa Nacional y los programas provinciales de lucha contra el SIDA están promoviendo el testeo en embarazadas y es por esto que la proporción de la transmisión vertical tiende a descender. Si bien se provee de reactivos de laboratorio a todo el país en forma gratuita, lo que sucede es que las redes de detección no están lo suficientemente desarrolladas”.

En el libro “Hechos para la Vida” (2002) elaborado por UNICEF y otros organismos de Naciones Unidas, se advierte que la infección con HIV “puede ser transmitida de la madre a su hijo durante el embarazo, el parto o a través del amamantamiento. Las embarazadas y las madres primerizas quienes sospechan o están infectadas con HIV, deberían consultar con un profesional de la salud especializado y realizarse los análisis correspondientes. El camino más efectivo para reducir la transmisión de HIV de la madre al hijo es prevenir la infección de HIV en la mujer. Practicar sexo seguro a través de la utilización del preservativo durante toda la relación sexual, y la detección y tratamiento de enfermedades de transmisión sexual (STIs) puede reducir la infección de HIV en la mujer”. 

Para Hugo Roland, director del Hospital
Rawson, la mejor recomendación es que “todas las mujeres en edad fértil embarazadas o no, se realicen el análisis de HIV, porque si están embarazadas pueden consultar con un médico, hacer el tratamiento e impedir que el bebé se contagie de HIV. El análisis de HIV se realiza en todos los efectores de salud estatales del país y es totalmente gratuito. Según datos proporcionados por integrantes del Programa Provincial de Lucha contra el SIDA, en la provincia de Córdoba “se testearon 7.333 embarazadas en 2002. De esa cifra 21 resultaron reactivas a HIV. Esto quiere decir que hubo una tasa de 2, 8 embarazadas infectadas con HIV cada 1000 embarazadas. En la provincia hay un promedio de 55.000 partos al año y si hay 3 mujeres por mil con HIV, significa que hay 150 embarazadas con HIV por año. Por otra parte en el año 2003, se testearon 9.723 embarazadas en la provincia de Córdoba, de las  cuales 21 resultaron reactivas a HIV. Esto quiere decir que hubo una tasa de 2, 1 embarazadas infectadas con HIV por cada 1000 embarazadas.  Hasta la fecha tenemos registrados 129 niños nacidos de madres HIV en Córdoba. Y hay 59 niños que se han infectado con HIV”.

Reducir el riesgo.

En Fact for Life se indica que “el tratamiento con medicamentos específicos durante el embarazo, puede reducir considerablemente el riesgo de transmitir la infección al niño. Si las embarazadas HIV reactivas no reciben medicamentos los bebés pueden morir antes de los 5 años”.  Hugo Roland, advierte que si se las trata con antirretrovirales a las madres durante el embarazo y el parto y al recién nacido durante las primeras 6 semanas, se puede disminuir la transmisión de HIV de madre a hijo de un 30 por ciento a menos de un 2 por ciento. El gran desafío es que todas las embarazadas, sean testeadas durante el primer, segundo y tercer trimestre de embarazo para saber si tienen HIV. Esta es la mejor medida de prevención contra la transmisión vertical de HIV de la madre al bebé”. El especialista agrega que las madres HIV positivas “no deben amamantar a sus bebés sino alimentarlo con leche sustituta. Se sabe si el  niño está infectado o no con HIV recién a partir del año y medio. Mientras tanto siempre se lo debe alimentar con leche sustituta. Es importante que las madres HIV positivas sepan que deben realizarse una terapia antiviral y darle al bebé leche sustituta que entrega el Estado en forma gratuita hasta los 4 años. Esta iniciativa forma parte del Programa Provincial lucha contra el SIDA que funciona en el Hospital Rawson”.

Medidas de prevención.

“El SIDA es una enfermedad incurable pero prevenible. HIV es el virus que causa el SIDA, se propaga a través de la falta de protección al tener relaciones sexuales, transfusiones de sangre no analizada, agujas y jeringas contaminadas (la mayoría de estas usadas para inyectar drogas) y de una mujer infectada a su niño durante el embarazo, en el parto o al amamantar. Cualquiera que sospeche que puede estar infectado con HIV debería contactarse con un profesional de la salud o con un centro de HIV/SIDA para recibir recomendaciones y realizarse los análisis confidenciales. Si el resultado de un análisis para HIV es no reactivo, esto significa que la persona examinada no está infectada o que es temprano para detectar el virus. El exámen de sangre de HIV puede no detectar la infección hasta los primeros seis meses. El análisis debería ser repetido seis meses después de cualquier posible exposición a la infección de HIV. Una persona infectada puede transmitir el virus en este lapso. Por eso es importante practicar sexo seguro, utilizando el preservativo durante toda la relación sexual.

1. El riesgo de contraer HIV a través de las relaciones sexuales puede ser reducido si las personas utilizan preservativo durante toda la relación sexual, si ellos reducen el número de parejas sexuales, si tienen sexo con parejas no infectadas y con una única persona. El correcto y conveniente uso del preservativo puede salvar vidas y prevenir la propagación de HIV.

2. Las mujeres son especialmente vulnerables a la infección de HIV y necesitan ayuda para protegerse de esta enfermedad.

3. La familia y los maestros pueden ayudar a los jóvenes a protegerse de la infección por HIV conversando con ellos acerca de cómo evitar contraer y propagar esta enfermedad, incluyendo el correcto y conveniente uso de preservativos para mujeres y hombres.

4. HIV puede ser propagado por la falta de esterilización de agujas y jeringas. La mayoría de estos son usados a menudo para inyectar drogas. La utilización de navajas de afeitar, cuchillos y utensilios que cortan partes de la piel también conducen a algún riesgo de transmisión de HIV.

5. La gente con enfermedades de transmisión sexual (STIs) como gonorrea o sífilis, debería solicitar un tratamiento urgente para evitar la transmisión sexual o practicar sexo seguro, utilizando preservativo durante toda la relación sexual. Las personas con STIs tienen más probabilidades de contraer HIV.

6. El HIV no puede ser transmitido por compartir baños, teléfonos, utensilios para comer, toallas, piyamas o bañarse en piletas de natación. No se propaga por picadura de mosquitos u otros insectos.

Fuente: “Hechos para la Vida” (2002) elaborado por UNICEF y otros organismos de Naciones Unidas.

Nota:  Rosana A. Guerra. Prensa y Difusión. E-mail: rguerra@arnet.com.ar 

Este comunicado de Prensa se comunicó en el Diario La Voz del Interior el 9 de junio de 2004.

Más información: Programa Provincial Lucha contra el SIDA. Hospital Rawson. Tel/Fax: (0351) 4348759 y 4348752. E-mail progsida@cba.gov.ar

* Foto. Fuente: "Facts of life" (Foto de UNICEF, Toutounji).


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail: maestria_smi@fcm.unc.edu.ar