Temas.

Entrevista a la docente y investigadora Marta Giacone *

"
Trabajo y Salud en docentes en edad reproductiva de la Universidad Nacional de Córdoba. Uso de medicamentos y drogas lícitas".

“Las condiciones de existencia y de trabajo deteriorantes repercuten y afectan el perfil de salud-enfermedad de las docentes de la Universidad Nacional de Córdoba. Más del 90 por ciento de las trabajadoras expresaron tener problemas músculo-esqueléticos y  gastrointestinales vinculados a un estrés sostenido como así también dificultades visuales, psicológicas y hasta vinculadas con su sexualidad. Frente a estas condiciones de trabajo alienantes existe entre las docentes una tendencia al consumo de medicamentos y drogas lícitas como antiinflamatorios y analgésicos”. Estas son algunas de las principales conclusiones del trabajo de investigación que la Magíster en Salud Materno Infantil y docente de la UNC, Marta Giacone, realizó para aprobar la Especialización en Investigación en Metodología Cuantitativas y Cualitativas de la Escuela de Riverao Pretto de la Universidad de San Pablo, Brasil.

-¿Cuáles fueron los disparadores para realizar el trabajo de investigación?.

Creo que el disparador fundamental fue mi condición de docente universitaria y de militante social como sujeto social activo y crítico. Observé el grado de deterioro que sufrió la Universidad desde la década del 80’, vinculado al deterioro de la calidad de vida de los docentes y al poco estímulo sobre la necesidad un conocimiento nuevo que de cuenta de nuevos modos de pensar, reflexionar y hacer. Me dí cuenta que no solo tenía que hacer un trabajo en terreno a través de la militancia social sino también desde el conocimiento científico que avalara lo que percibía sobre la realidad que viven los docentes en la Universidad Nacional de Córdoba respecto a sus condiciones de trabajo.

-¿Cuáles fueron los principales objetivos del trabajo de investigación?.

Uno de los objetivos fue aportar al conocimiento de las condiciones de existencia y de trabajo y los perfiles de salud enfermedad de las docentes en la Universidad Nacional de Córdoba. El marco teórico y metodológico que elegí fue el materialismo histórico, porque es absolutamente válido para proporcionar una guía de cambios que se vienen procesando en la estructura universitaria y que determina cambios en la organización del trabajo, condicionando el clima intelectual de los docentes en las últimas décadas. El planteo teórico metodológico escogido posibilita dar cuenta de la complejidad que envuelve la relación trabajo-salud y permite explicar las raíces esenciales de los procesos en la estructura de la vida actual.

-¿Cómo se relacionan la trilogía docente-salud y proceso de trabajo?.

Justamente porque permite mostrar la complejidad que envuelve el problema de condiciones de existencia, es decir como viven los docentes, esto es situación económica, recreación, descanso, tiempo de lectura, hábitos alimentarios, etc, y por otro lado que condiciones de trabajo desarrollan los docentes. Hay dos percepciones sociales; una que ve al trabajo universitario como un trabajo parcial y otra que no considera a la docencia un trabajo. Esto es producto de la fragmentación que nos impone el capitalismo entre trabajo manual y trabajo intelectual que opera en nuestras mentes y condiciona nuestro modo de vida y de trabajo. Por este motivo es que las docentes no podemos identificarnos como trabajadoras, sino que nos consideramos como una casta o un sector diferente. Con esta alineación las docentes quedan engranpadas por el sistema capitalista que las utiliza como mediadores para evitar la confrontación social, transformándolas en instrumentos al servicio del aparato del poder. Por eso es importante el enfoque del materialismo histórico porque se puede vislumbrar como estas condiciones de existencia y de trabajo deteriorantes repercuten y afectan el perfil de salud-enfermedad de los docentes. Si no modificamos estas prácticas sociales de vida y de trabajo, tenemos el riesgo de contraer una serie de enfermedades que se expresan en los cuerpos biológicos particulares de los docentes. 

-¿Cuáles fueron las hipótesis del trabajo de investigación?.

Una de las hipótesis es que las condiciones de vida y de trabajo condicionan los perfiles de salud-enfermedad de los docentes. Otra de las hipótesis es que las características en las condiciones de trabajo impuestas por la reforma universitaria son fuente de alineación de lo docentes. La tercer hipótesis es que el clima individualista y competitivo determina condiciones adversas en el trabajo y la última es que esta alineación del trabajo favorece la tendencia al consumo de medicamentos y de sustancias lícitas. Todas las hipótesis fueron corroboradas durante el trabajo de investigación.  El Universo de población fue de 593 docentes embarazadas de la Universidad Nacional de Córdoba, de las cuales 154 llegaron a término. De esta cifra se trabajó con una muestra de 40 docentes embarazadas. Las técnicas de recolección de datos utilizadas fueron entrevistas en profundidad y semiestructuradas con un pool importante de preguntas abiertas. Todas las entrevistas se realizaron durante 2001 y 2002.

-¿Cuáles son las enfermedades que aparecen con frecuencia en las docentes universitarias mencionadas en su trabajo de investigación?.

No hablo de enfermedades sino de tendencias a partir de una serie de malestares que plantean las docentes. Más del 90 por ciento de las trabajadoras expresaron tener problemas músculo-esqueléticos y  gastrointestinales vinculados a un estrés sostenido como así también dificultades visuales, psicológicas y hasta vinculadas con su sexualidad. Todos indicios que nos advierten que de continuar con esta situación nos vamos a enfrentar a procesos patológicos. Es la enfermedad conceptualizada como proceso salud-enfermedad, esto es dar cuenta de la complejidad de los procesos de vida que se viven en el colectivo y que se expresan en un cuerpo biológico en un momento determinado.

-¿Las docentes son conscientes que sus problemas de salud están influenciados por sus condiciones de trabajo deterioradas? ¿Tienen algún nivel de conciencia respecto de ésto?.

Sí son conscientes de esto pero hay una impronta absolutamente individual y económica, porque dicen ‘yo tendría que dejar de trabajar, pero esto es un aporte más a la familia’. La mayoría de las docentes entrevistadas están sobrecapacitadas para el cargo o función que desempeñan, y en la mayoría de los casos realizan actividades que van más allá del cargo o función le exige. La sobrecalificación es una condición del capital en la etapa monopólica actual al cual la Universidad se somete sin debate ni crítica. Y esto está dado por la necesidad de competir para poder acceder a un mejor puesto de trabajo. Hasta se posterga la maternidad hasta terminar la carrera de grado o posgrado, porque los hijos atraviesan la vida académica de las docentes madres. La sobrecalificación responde a una lógica perversa en el marco del individualismo reinante en las universidades  y se puede visualizar más como un problema individual que colectivo, por eso les cuesta tanto a las docentes recuperar el espacio del colectivo para debatir y reflexionar sobre estas cuestiones.  Pero hay una paradoja porque si bien reconocen que les cuesta mucho organizarse y relacionarse con los compañeros, por otra la mayoría revaloriza la actividad docente. Aunque no se sientan bien el ámbito de trabajo les gusta hacer docencia. Y quieren seguir en esta actividad aunque tengan dos o tres trabajos porque este es el trabajo complementario que les ayuda a pagar alguna deuda. También aparece la obra social de los universitarios como un elemento que condiciona la permanencia de muchas docentes en esta actividad.

-¿Cuáles fueron los principales problemas en la realización del trabajo de investigación?.

El problema más grave fue el financiero y los tiempos, porque este trabajo lo realizé durante mis tiempos libres o sea que estuve dos años sin vacaciones ni de verano ni de invierno y sin sábados ni domingos. Y esto también es alineación del trabajo aunque sea consciente. Porque la organización no sostiene a los investigadores para poder llevar adelante trabajos de investigación de envergadura. Con veinte años de ejercicio en la docencia, lo que me salvó fue el compromiso, la pasión y las ganas de hacer ese trabajo. El trabajo de investigación fue financiado gracias a un convenio de la Escuela de Enfermería de la UNC con la Escuela de Enfermería de Riverao Pretto, de la Universidad de San Pablo, Brasil, en el marco del Proyecto de CICAD/OEA que tiene por objetivo el control del uso y abuso de drogas. Mi directora de tesis,  fue María Cristina Costa Silva quien es antropóloga y especialista en la metodología de investigación del materialismo histórico y dialéctico.

-¿Cuáles fueron las conclusiones del trabajo de investigación?.

Las principales conclusiones del trabajo es que las condiciones materiales de existencia y relaciones sociales de producción de las docentes universitarias son francamente deteriorantes. Las crisis recurrentes y los cambios estructurales producen impacto en la salud de las mujeres docentes. La situación familiar las sobreexige porque la presencia de los hijos y el seguir asumiendo las responsabilidades del hogar limitan su desarrollo profesional y académico. Estas sobrecargas en todas las edades les dificulta poder reflejar las condiciones objetivas de existencia que se ponen en evidencia subjetivamente en la variedad de malestares que manifestaron sufrir con tendencia al deterioro de la vida de todos los grupos de edad y prematuro en los más jóvenes que aparece como el sector más vulnerable.

El sufrimiento humano observado proviene de un orden injusto con apariencia de imparcialidad tanto económica y social que esconde una perversa situación en la calidad de vida de las docentes. La devaluación de la función social de la educación lleva a considerar la docencia como complementaria de su trabajo. El 82% de las docentes tenía otro u otros empleos (hasta tres o cuatro). Es interesante resaltar que las docentes no logran reflejarse como trabajadoras por el profesionalismo en que fueron formadas y esto les impide la organización colectiva y solidaria en defensa del trabajo. En un año de grandes convulsiones sociales como fue 2001-2002, ninguna participaba en Asambleas, ninguna estaba afiliada a su gremio de referencia, otras ni saben que hay un gremio, porque el profesionalismo tiene una impronta de lo que es el deber, la obligación moral, que hace olvidar que también las docentes tenemos derechos como cualquier otro trabajador y que somos trabajadores. Las prácticas docentes se ven atravesadas por la búsqueda de reconocimiento profesional individual y aceptación resignada de las condiciones político, académico, social por la que atraviesa la Universidad. En todas las trabajadoras se observa una sobrecalificación que se volvió superflua dado el crecimiento sostenido de la desocupación y la ausencia de mecanismos de evaluación docentes y de planes de perfeccionamiento organizados institucionalmente. Las docentes responden a una concepción individual de la actividad que no logra mejorar la formación integral que necesita. Se observa una fuerte tendencia en la capacitación a reposicionar los aspectos técnicos en detrimento de una ética que se considera socialmente improductiva (espacio de debate, reflexión y encuentro entre los docentes).

La división sexual del trabajo femenino se encuentra subordinada en el corto plazo a las variaciones en función de las coyunturas económicas. El ejercicio del trabajo en tiempo parcial que ofrece la Universidad y el carácter subsidiario del trabajo femenino respecto del masculino se expresa en este trabajo, mostrando la relativa marginación laboral (sobrecapacitación de las mujeres) que reforzada ideológicamente contribuye a reposicionar mejor los lugares del privilegio que están ocupados por los varones en el orden universitario. Las mujeres sienten que no pueden desplegar su potencialidad de acuerdo a su desarrollo y son fuente de malestar que expresan tendencia a la enfermedad, incrementando el consumo de medicamentos legales. Hay una gran automedicación en las docentes, se utilizan mucho los antiinflamatorios y los analgésicos.

La relación trabajo educación aparece en las docentes tal como se refleja en la conciencia habitual de los agentes de la producción, empresas monopólicas u organismos internacionales. Desaparecen los contenidos críticos, se abstrae la acción del discurso y se promueven enfoques individualistas, psicologizanes y culturalistas rechazando con desconfianza las escasas propuestas político académicas generalizadoras. De esta forma el trabajo y la salud acaban convertidos en enfrentamientos culturales y personales y de sexo despojados de las raíces estructurales y  alejadas de la organización político social.

Entrevista: Rosana A. Guerra.

Importante: La tesis puede ser consultada en la Biblioteca de la Escuela de Enfermería de la UNC, en la Biblioteca de la Escuela de Enfermería de Riverao Pretto en la Universidad de San Pablo, Brasil, en la sede de la OEA en Washington y en ADIUC (Asociación de Docentes e Investigadores Universitarios de Córdoba). Este trabajo de investigación se publicó en la Revista Latinoamericana de Enfermería.

* Marta Hirtz de Giacone es Licenciada en Enfermería y Magíster en Salud Materno Infantil. Docente de la Escuela de Enfermería de la UNC, becaria de la OEA e investigadora del CONICET.

 

 

 

 

 


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail: maestria_smi@fcm.unc.edu.ar