Temas.

Entrevista a Leticia Navarro. Lic. en Psicología y Mgter en Salud Materno Infantil. Coordinadora de las Jornadas de Resiliencia. “Descubriendo las propias fortalezas”. 

Resiliencia: “La capacidad para superar situaciones de estrés”.

En el marco de las actividades de capacitación que desarrolla la Maestría en Salud Materno Infantil, el 29 y 30 de octubre se realizarán en Córdoba las Jornadas de Resiliencia, “Descubriendo las propias Fortalezas”. El evento está organizado por la Maestría y está auspiciado por el Centro Internacional de Estudios de Resiliencia (CIER) de la Universidad de Lanús y la Municipalidad de Córdoba. El encuentro contará con la presencia de prestigiosos disertantes como Elbio Suarez Ojeda, médico pediatra, consultor de la OPS y Director del Centro Internacional de Estudios de Resiliencia (CIER), Mabel Munist, Subdirectora del CIER, médica pediatra, especialista en niñez y adolescencia, consultora de OPS y docente de la Universidad de Lanús y Emilce Cassinelli docente invitada y Directora de Salud Materno Infantil del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Las jornadas están destinadas a todos los profesionales de los equipos de salud que trabajan con la madre y el niño (psicólogos, enfermeros, nutricionistas, médicos, kinesiólogos, fonoaudiólogos, odontólogos, asistentes sociales) y egresados de la Maestría. Conversamos sobre los alcances del concepto de resiliencia y sus aplicaciones dentro de los equipos de salud con la Lic. Mgter Leticia Navarro, quien es una de las coordinadoras de las Jornadas.  

-¿Qué significa y cómo surgió el concepto de resiliencia?.

Resiliencia proviene de resilio que quiere decir votar o volver atrás, recuperar la forma original. Este término se utilizó originalmente en la ingeniería mecánica y evolucionó para su aplicación en otras diferentes áreas. Hoy está de moda en las ciencias sociales y también se convirtió en uno de los conceptos que más evolucionó en el área de la salud. Este término apareció cuando se realizaron estudios longitudinales en las Islas del Caribe. El investigador Emy Wargner estudió a una cohorte de 505 niños durante 30 años y descubrió que los factores de riesgo no eran tales, porque si bien la potencialidad era de riesgo, estos niños no cumplían con el potencial de riesgo que se les había asignado. La pregunta era que era lo que a estos chicos los hacía adaptarse y vivir con un psiquismo positivo frente a la adversidad. Entonces comenzó a investigarse que era lo que sucedía. Y es aquí donde surgió el concepto básico de resiliencia como invulnerabilidad, estos niños eran invulnerables. Luego se pasó al concepto de resiliencia como robustez. Y después se lo vinculó con la corriente genetista que se refiere a las características internas de la persona que le permiten superar situaciones de crisis. La primera definición de resiliencia es toda aquella sumatoria de características que le permiten a un individuo enfrentarse a situaciones de stress, transformándolas o enriqueciéndose a través de una experiencia que le permita la adaptación al medio, de una manera sana.

Posteriormente surge otro grupo de investigadores que consideraron que si bien existían estos factores genéticos habían elementos cambiantes desde lo externo que le permitían o que favorecían el desarrollo de esos factores genéticos. Un tercer grupo de investigadores en los años ochenta consideró a la resiliencia ya no como factores genéticos o factores externos sino que se centró en el proceso que permite la resiliencia. Se ubica este concepto en un lugar y en un tiempo determinado, porque una persona puede ser resiliente ante un evento y no serlo ante otro, esto le da a la concepción una cierta dinámica que facilita su compresión y su aplicación práctica. Cuando se habla de resiliencia, es necesario definir a priori las palabras adversidad y crisis. Está la adversidad entendida como catástrofes naturales (temblores, terremotos, inundaciones), o las producidas por el hombre. Y después están las que son vividas por el individuo como crisis (crisis de desarrollo, vivencias o la forma que el individuo percibe una situación de su vida).

-¿El concepto de resiliencia está vinculado con el de stress pos traumático?.

El eje desde donde se ubica la resiliencia para trabajar ofrece una nueva mirada. Esto no significa que no vayamos a mirar el shock pos traumático, sino que vamos a tratar de dimensionar esos elementos que le van a permitir a la persona salir del shock pos traumático. La mirada de la resiliencia es prospectiva pero no no centrándonos en lo que pasó, en el shock como factor de riesgo.

-¿Cuál es la utilidad que puede tener para los equipos de salud incorporar el concepto de resiliencia en sus prácticas profesionales?.

Ese es un tema muy discutido, nos encontramos con gente muy enamorada del término y otros que lo consideran bastante banal. El concepto de resiliencia practica naturalmente desde hace años, como dice Suárez Ojeda, ‘vinos nuevos para ocres viejos’. Pero el tema es desarrollar no solo la capacidad de observación del factor de riesgo, sino también los factores de resiliencia. Porque los equipos de salud pueden trabajar no solo con los factores de riesgo sino también de resiliencia. La utilidad del concepto de resiliencia está evidenciada en los equipos de salud que trabajan hace muchos años con este enfoque y los resultados son elocuentes. Además, no solamente podemos hablar de resiliencia individual, sino también familiar y comunitaria. Es a la comunidad a la que se invita a poner en práctica su propia capacidad de superación y a la que se propone la utilización de los conceptos de resiliencia. El enfoque de la resiliencia es una mirada esperanzadora, que no se queda con conceptos aislados o teóricos sino que tiene conceptos prácticos de gran utilidad. El concepto de resiliencia no es universal sino cultural, para cada grupo hay un concepto y distintas formas de enfrentarla y tiene elementos psicosociales, culturales e ideológicos que le permiten la protección de los factores de riesgo.

Los factores de resiliencia y los factores de protección no son lo mismo pero tienen la característica de estar relacionados entre sí en forma dinámica. Lo que puede ser un factor de protección en un momento puede transformarse en un factor de riesgo en otro. En cambio el factor de resiliencia tiene dinamismo propio, va a destacarse en un momento determinado. Es importante que primero se definan los factores de la crisis y una vez identificados se podrán definir los estímulos a la resiliencia. El concepto de resiliencia parte de la psiquiatría, es un concepto más médico que psicológico, pero también está vinculado con un enfoque conductista.

-¿ En qué situaciones de crisis se puede aplicar el concepto de resiliencia?.

El enfoque de resiliencia permite encontrar esos elementos que ciertas personas en algún momento tuvieron y que les permitieron superar situaciones de estrés. Lo importante es que estas situaciones que fueron críticas y traumáticas como asaltos, accidentes, pérdidas, catástrofes, etc, pueden ser elementos de aprendizaje, crecimiento y superación humana. Se trata de entender también la dignidad de la persona, no solo de superar un hecho biológico. La resiliencia tiene una perspectiva mucho más profunda, porque considera al hombre como un ser bio, psico, socio, cultural y también espiritual. La resiliencia apunta a mejorar la calidad de vida de las personas y la existencia en un sentido integral, tiende a un reconocimiento de la propia fortaleza del individuo, a la capacidad de superación que tienen las personas. El concepto de resiliencia abre una nueva dimensión que merece ser contemplada, porque las tecnologías no resuelven estos problemas, sino que hay que actuar, apelar a estrategias más creativas y sobreponerse a los límites de nuestra propia resiliencia tanto personal y profesional.

Entrevista: Lic. Rosana A. Guerra.

Foto: Gentileza del Periódico Digital Hoy la Universidad. 

 

 

 

 

 

 


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail: maestria_smi@fcm.unc.edu.ar