11/03/2015. Suplemento Salud. Diario La Voz del Interior.

Un acompañamiento integral hacia la maternidad.

Nuevo servicio. La Maternidad Nacional abrió un consultorio pediátrico prenatal para asesorar a las embarazadas sobre aspectos vinculados con la gestación, el parto y la lactancia.

Por Rosana Guerra (*)

Foto: Gentileza Diario La Voz del Interior. Pedro Castillo.

En febrero comenzó a funcionar un nuevo consultorio pediátrico prenatal en el Hospital Universitario de Maternidad y Neonatología de la Universidad Nacional de Córdoba. El espacio brinda asesoramiento a las futuras mamás sobre temas como alimentación, lactancia materna y estimulación temprana. El proyecto surgió ante la observación detenida de los nacidos vivos e internados en el servicio de neonatología de este establecimiento. Y también ante la necesidad de reforzar las medidas de promoción y prevención desde el principio de la vida, aprovechando la relación que se establece entre el usuario del servicio de salud, la institución y la familia que en algunos casos puede durar varios meses. “Una de las motivaciones que nos llevó a crear esta instancia es que veíamos que las madres que tenían a sus bebés internados en las salas de neonatología tenían muchas dudas sobre este tema”, explica Beatriz Vaca, jefa del Servicio de Neonatología del Hospital Universitario de Maternidad y Neonatología de la Universidad Nacional de Córdoba.

Elvio Daniel Spontón, creador de la iniciativa, se inspiró en el concepto de Maternidades Centradas en la Familia. En este enfoque se promueve la intervención activa del establecimiento desde el control gestacional hasta el puerperio, brindando acompañamiento, contención e información por parte del equipo de salud a través de actividades de educación.

“A veces, el obstetra no tiene el suficiente tiempo para conversar con la madre sobre temas vinculados con el apego y la lactancia. También hay mamás que tienen prejuicios o vergüenza de preguntar. Entonces pensamos en crear un espacio de consejería prenatal para que puedan hablar y hacer sus consultas en forma más relajada”, agrega Vaca.

El trabajo de la consejería es multidisciplinario y en las estrategias de prevención intervienen obstetras, neonatólogos, pediatras, enfermeros, psicólogos, nutricionistas y kinesiólogos. “El rasgo más distintivo es que este consultorio se ocupa de promover la prevención tanto en los embarazos de alto como de bajo riesgo”, aclara la kinesióloga Natalia Villalón, asesora en Maternidad e Infancia de la Secretaria Extensión de la Facultad de Ciencias Médicas, de la Universidad Nacional de Córdoba.

La individualidad en el trato con la mamá es fundamental. “Nos ocupamos de cuestiones particulares y puntuales, como las expectativas sobre el parto y sobre la lactancia”, agrega Villalón.

Recomendaciones

Villalón menciona uno de las recomendaciones específicas: la necesidad de que la embarazada realice actividad física supervisada por un profesional especializado antes del parto. “Y si hay una patología o molestia concomitante con el embarazo que no ha sido tratada, como calambres en piernas, retención de líquidos, problemas circulatorios, edemas en las manos o problemas de columna, es clave tratarlos con actividades físicas adecuadas”, describe.

“Muchas futuras madres están desinformadas sobre cuestiones básicas, como una alimentación sana y equilibrada, las consecuencias de trabajar en exceso o problemas de adicciones al alcohol o drogas, entre otros. Estos factores pueden tener consecuencias graves en la salud de los bebés”, advierte la doctora Alicia González, integrante del servicio de neonatología y una de las integrantes del consultorio prenatal de la Maternidad Nacional.

Las especialistas además remarcan la importancia de la consulta precoz para evitar posibles complicaciones como la prematurez y otros problemas en el parto. “Hay investigaciones como la de la doctora Sara Díaz que indican que un control más, además de los rutinarios de embarazo, contribuye a prevenir posibles complicaciones en el parto”, indica Vaca.

Etapa especial

El embarazo es un antes y un después en la vida de una mujer. “La intervención oportuna de la Consejería, más la posibilidad de hacer cursos de lactancia materna que ya se dan en el hospital, apuntan a brindar un abordaje integral ayudándola en encontrar este nuevo sentido a su vida”, dice González.

Entre las consultas más frecuentes de las madres se mencionan el miedo al parto natural. “Es algo lógico, porque si bien están preparadas para hacerlo, desconocen de qué se trata esta nueva experiencia. A esto se le suma la cantidad de cesáreas que se realizan a veces en forma innecesaria. La pregunta es ‘¿yo voy a poder soportar el dolor de parir a mi hijo?’”, destacan las neonatólogas.

En esos casos, el mensaje de las integrantes del consultorio de pediatría prenatal es que hay preparación para enfrentar el dolor. “Si bien el parto natural puede ser algo doloroso, transitarlo en forma natural ayuda tanto a la salud y recuperación de la madre como del niño”, señala González.

“Otra pregunta habitual es si la leche que tienen servirá desde el punto de vista nutricional. Intentamos darles seguridad y quitarles el miedo, particularmente a las madres primerizas”, señala Vaca.

Vaca afirma que las pacientes plantean la inquietud sobre la posible falta de leche. “No saben qué tienen que hacer. Por eso les avisamos que la bajada de leche se produce cuando el niño succiona al pecho, y que cuanto más succione, más producción habrá”, aclara. “Hay madres que tuvieron a sus bebés internados un mes en la sala de neo, y se les hacía difícil practicar la lactancia. Entonces, desde la Consejería hemos trabajado en el proceso de relactación, y lo hemos logrado. Promover la lactancia es fundamental para fortalecer el sistema inmunológico de los niños internados”, señala González.

Otro mito está relacionado con la calidad de la leche. “Ninguna leche materna es mala, es un mito que hay que desterrar. Es la leche materna la que el bebé necesita, el bebé madura de acuerdo con la leche que su mamá le brinda. La leche materna es el mejor trasplante que existe en el mundo sin ningún tipo de rechazo por parte del bebé”, agrega Vaca.

Algunas mamás tienen miedo a fracasar, temen no amamantar en forma adecuada, pero esto se logra con práctica y con la técnica adecuada. “Siempre promovemos el tema del vínculo, por encima de la estética, el dolor y las molestias”, dice González.

Es importante amamantar en el lugar adecuado, generar un encuentro íntimo entre la madre y el niño. “No se puede estar amamantando y mandando mensajes al celular o hablando con la vecina de cualquier cosa. Es un momento muy importante, y la madre tiene que generar los climas para que sea un acto agradable, una comunión con su bebé”, indica Vaca.

Una inquietud habitual es la pérdida de turgencia de las mamas tras la lactancia, por lo que las especialistas afirman que hay que reforzar su función social por sobre la estética.

“Apuntamos a promover la importancia del apoyo a las madres”, resume González. Ayudarlas, entre otras cosas, a proteger el vínculo.

Más información

Horario de atención: martes y jueves de 8 a 9, consultorio 7, área de obstetricia, PB, Maternidad Nacional. Rodríguez Peña 285. Tel: (0351) 433-2014. E-mail: consultas virtuales para mamás que se atienden en consultorio, pedprenatal@mater.fcm.unc.edu.ar

Talleres de lactancia y recién nacido una vez al mes para bebés internados en área de neonatología.

También funcionan en la Maternidad Nacional los cursos de psicoprofilaxis para el parto (a cargo de la licenciada Sonia Saisac) y los cursos de lactancia materna del servicio de obstetricia (por el doctor Jorge Bustamante).

   


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail:
maestria_smi@fcm.unc.edu.ar