Resúmenes. Tesis de Maestría en Salud Materno Infantil. UNC.

Tema: Atención Comunitaria del Dengue. Una disposición Comunitaria.

Autor: Lic. Ronald Jesús Cittadini.

Directora: Mgtr. Marta Giacone.

Presentación: 2015.

Resumen.

En este trabajo se busca dar cuenta de la experiencia vivida con la Organización de Barrio Cerino (ver Anexo Nº 1) para controlar la reproducción del mosquito transmisor del dengue y del proceso que nos fue preparando.

La estrategia de Atención Primaria en Salud, con su enfoque integral y arraigado, la desarrollamos en Río Tercero desde el año 1992, permitiéndonos pasar por la catástrofe causada por las explosiones en la Fábrica Militar (FMRT), sosteniendo y profundizando el trabajo comunitario. Dicho pasaje fue posible gracias al posicionamiento estratégico.

En la “La experiencia de Río Tercero”, se expresa que este posicionamiento implica estar antes de una emergencia insertos en áreas estratégicas, con objetivos claros y flexibles, capaces de ir co-evolucionando con la población, basándonos en sus relaciones de confianza. Se concluye diciendo que “el posicionamiento más ventajoso ante el fenómeno lo constituye el estar entrenados en un modo de construir estrategias de intervención”.

En “La experiencia de Santa Rosa de Río Primero” (Bertucelli  Bocco, 1998) se afirma que el posicionamiento estratégico conlleva tres niveles: estar en el lugar adecuado, estar en el tiempo preciso y estar en situación de acope estructural a los redes comunitarias.

Como ya se ha reconocido, las comunidades ante la implementación de planes de políticas sociales y de salud se hallan ante procesos que “a veces las benefician y otras las avasallan” (ministerio de Salud y Ambiente de la Nación, 2006).

A pesar de que se propuso 2descentralización”, planificación participativa”, “reforzar la autoestima de las personas”, “empoderar”, “propiciar respuestas colectivas”, “convocar e incluir a la comunidad”, en los hechos, muchas veces los responsables de realizar estos derechos, reproducimos nuestro posicionamiento jerárquico-lineal, de control. (Idem, 2006).

Si bien en los últimos 30 años los consensos internacionales han intentado problematizar esta situación (APS2, SILOS, Planificación Estratégica, Promoción de la Salud, Planificación Local Participativa, Municipios Saludables, APS renovada, Enfoque de Red, Enfoque de Género, Enfoque de Derechos), sería necesario seguir profundizando la autocrítica sobre las consecuencias de nuestras intervenciones en este campo y su coherencia:

La definición de un territorio va más acá de un intento descentralizador (Cingolani, 2003): es una de las condiciones para que los profesionales podamos hacer un abordaje comunitario, pero esto no garantiza que nos desagreguemos de los procedimientos que lo obstruyen. (Chiaraet, al., 2011).

Como plantea el documento de “APS renovada” sobre el aprendizaje en el campo de la salud comunitaria: es una forma particular de organización de trabajo y no un tema que pueda aprenderse en un curso”, “el desarrollo de actitudes sólo puede cambiar en la práctica y no en espacios hipotéticos”, subrayando también que es necesario “saber hacer, querer hacer y poder hacer para actuar”. (OPS, 2008).

Siguiendo la expresión de Matus (1985)-“ningún sistema vivo se puede planificar con métodos muertos”, afirmamos que tampoco se puede conocer un movimiento poblacional con métodos estáticos, diseñados para otros objetivos, habituándonos, por ejemplo, al uso de relevamientos y censos externos. Si los objetivos son comunitarios, los medios deben ser comunitarios (Cittadini, 2002).

Considerar las experiencias de Educación Popular como aprendizajes auténticos, mediados por la praxis (Freire, 2008), no habilita a confundir los alcances de un abordaje grupal. Puede llamarse “comunitario”, a un trabajo sin estrategia poblacional? (Audisioet al, 1998).

La visita domiclilaria, tarea tradicionalmente delegada al Trabajo Social (Ksnerman, 1985), muchas veces se la ha abandonado, vaciada de sentido (Silva da Cunha y CastilhoSá, 2013), o se la instrumenta como técnica de control social, asociada al rol del inspector o encuestador3.

Cuando nos aproximamos investigando y nuestro propósito es lograr el protagonismo de los ciudadanos, ¿podemos seguir tratándolos como “informantes-claves”? (Sánchez L, et al, 20006); Toledo-Romani, M. et al, 2006), ¿es mejor separar en el inicio lo que después proyectamos unir? (ver en el capítulo 3, Reflexiones II Y III).

Si la percepción y el hábito del planificador o investigador, están condicionados por su posición en el sistema, por su experiencia previa y sus intereses 4, para pasar de un enfoque normativo y abstracto, a otro situacional  procesual (Jullien 2002), el cambio en el enfoque epidemiológico y estratégico conllevaría también un cambio epistémico y ético.

La valoración “alerta, abierta, disciplinada y pragmática de la experiencia”, (Varela 1997), enriquece la tradición de la investigación-acción, preguntando por la historia de los cambios que experimentó el trabajador/investigador (autorreferencia)5.

La pregunta y los objetivos que guiaron la revisión de esta investigación acción fueron:

¿Cómo confluir con el movimiento poblacional para controlar el dengue?

Objetivos generales.

Identificar si las actividades propuestas por el trabajador social lograron confluir (acople estructural) con el movimiento poblacional.

Determinar si las proposiciones del profesional contribuyeron al cambio del problema abordado.

Objetivos específicos.

Reconstruir la experiencia del investigador, identificando la secuencia de acciones desarrolladas y los momentos significativos (pasajes) en el proceso de reposicionamiento.

Confrontar la reconstrucción de la experiencia desarrollada por el Trabajador Social con los informes evaluativos del plan de acción.

La decisión de abordar esta experiencia, puso de manifiesto las siguientes motivaciones: la necesidad personal de continuar con un camino de aprendizaje, la valoración positiva de los resultados sostenidos, el propósito de ir logrando una mayor articulación entre las propuestas de los ciudadanos y las intervenciones institucionales, la relevancia que le asignan los expertos (entomólogos, epidemiólogos) a la búsqueda de alternativas para 2comunicarse con la comunidad”, y el aporte que puedan hacer estas reflexiones al debate sobre el sistema de salud que queremos para la ciudad de Río Tercero.

 


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail:
maestria_smi@fcm.unc.edu.ar