Cuidado con la cafeína durante el embarazo.

Los especialistas de la Universidad Nacional de Córdoba, advierten que su consumo durante los primeros meses puede incrementar el riesgo de abortos espontáneos.

Córdoba, 25 de agosto de 2004. Durante los primeros meses de embarazo muchas mujeres suelen consumir bebidas cola, café, té o mate que contienen cafeína para disminuír la somnolencia o la fatiga. Una solución rápida para enfrentar las exigencias laborales y familiares que plantea la vida moderna. Sin embargo cuando los riesgos son mayores que los beneficios el consumo de cafeína debería evitarse. Así lo recomiendan los especialistas de la Maestría en Salud Materno Infantil de la Universidad Nacional de Córdoba, quienes advierten que el consumo de cafeína en los primeros tres meses de embarazo, está asociado con un incremento del riesgo de abortos espontáneos. José Trezza, especialista en Obstetricia, profesor consulto y magíster en Salud Materno Infantil de la UNC, señala que “no es recomendable consumir cafeína durante el embarazo. La cafeína está presente no sólo en el café, sino también en algunos tipos de té, mate, chocolate, bebidas cola y en algunos medicamentos para el resfriado y el dolor de cabeza.  Si además se la acompaña con el uso de otras drogas como tabaco o alcohol y se padece de stress, los efectos dañinos hacia el feto y la embarazada se potencian. Esto también está relacionado con el tipo de paciente, nivel de vida y actividad que desarrolla”. Para la nutricionista Laura Baha Al Deen de la Universidad Central de Venezuela, la ingesta de cafeína “debería evitarse en lo posible durante el embarazo, porque el consumo de esta sustancia puede incrementar el riesgo de abortos espontáneos, partos prematuros, retardo en el crecimiento intrauterino del feto y bebés de bajo peso. La cafeína se transmite al feto a través de la placenta, no deja que la embarazada y su feto absorban con facilidad el hierro que ambos necesitan, o el agua, el calcio y la vitamina C que requiere el bebé para crecer sano. Por estas razones, se recomienda sustituir la cafeína por hierbas libres de cafeína como tilo, manzanilla o menta”. 

La asociación entre consumo de cafeína y el riesgo de abortos espontáneos está claramente expuesta en un estudio publicado en la revista The New England Journal of Medicine del año 2000, que reveló que la ingesta de cafeína durante los primeros meses de embarazo puede incrementar el riesgo de abortos espontáneos. La investigación realizada por el investigador Sven Cnattingius y otros fue efectuada en el condado de Uppsala, en Suecia. Consistió en un estudio poblacional de casos-control con 562 mujeres que tuvieron abortos espontáneos a las seis y doce semanas de gestación y 953 mujeres que no los padecieron. Es importante señalar que todos los casos de abortos espontáneos fueron identificados en el Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital de la Universidad de Uppsala, el único lugar del condado dedicado al tratamiento de este tipo de abortos. La principal conclusión del estudio fue que la ingesta de cafeína puede incrementar el riesgo de aborto espontáneo temprano en mujeres no fumadoras que llevan fetos cuyos cromosomas son normales. También se indicó que entre las no fumadoras que ingirieron como mínimo 100 miligramos de cafeína por día ocurren más abortos espontáneos que entre aquellas que consumieron menores cantidades. En general se observó un aumento del riesgo a medida que aumentaba la cantidad consumida. Muy posiblemente por solapamiento de efectos, en las mujeres fumadoras el aborto temprano no se asoció con la ingesta de cafeína.

La información sobre consumo de cafeína se obtuvo mediante entrevistas personales y se utilizó un análisis multivariado para estimar el riesgo relativo asociado con la ingesta de cafeína. Se realizó un ajuste para las mujeres fumadoras y los síntomas de embarazo como náuseas, vómitos y sensación de cansancio. La nicotina en plasma fue tomado como indicador para detectar a las personas fumadoras y se determinaron los cariotipos fetales (análisis de los cromosomas) a partir de muestras de tejidos. El trabajo halló una conclusión interesante. El mayor riesgo de aborto espontáneo se asoció a la ingesta de cantidades moderadas a alta de cafeína en mujeres cuyos fetos tenían cromosomas normales, pero no se halló esa misma relación en mujeres con fetos que tenían cariotipos anormales.  Los autores del estudio indicaron que la cafeína “es un compuesto natural que se metaboliza más lentamente en mujeres embarazadas que en las no embarazadas”. También explican que la cafeína “pasa fácilmente al feto a través de la placenta” pero señalan que los mecanismos por los cuales la cafeína puede inducir abortos espontáneos “es desconocido”.  En Suecia el consumo del café es elevado y la cobertura de salud es amplia a nivel nacional lo que permitió investigar cómo la cafeína está asociada con un elevado riesgo de aborto espontáneo en la población general.

Según la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) el café figura en la categoría 2 B que significa cancerígeno posible a nivel de vejiga urinaria.
La cafeína ha sido reconocida como el agente psico-activo más usado en todo el mundo. El café contiene alrededor de 1.200 componentes químicos, algunos de ellos utilizados para darle sabor y aroma. La vida media de la cafeína en el organismo humano es de tres a siete horas, pero en mujeres que se encuentran en la fase final del embarazo o que están usando pastillas anticonceptivas su vida media aumenta dos veces. En los niños prematuros es mucho más lento el proceso de eliminación. La cafeína causa un exceso de pérdida de calcio y además de encontrarse en el café también se halla en bebidas cola y muchos medicamentos que se comercializan con y sin prescripción médica. Sustancias equivalentes a la cafeína se hallan asimismo en el té, el mate y el chocolate. Cuando una persona toma tres tazas de café con cafeína  puede eliminar por orina unos 45 miligramos de calcio. También se pierde sodio y potasio.

Evitar el consumo de cafeína.

“Nosotros recomendamos a la mujer que trate de no consumir nada que contenga cafeína durante el embarazo porque tiene que tratar de estar tranquila evitando situaciones de estrés”, explica María Julieta Figueroa, Jefa de Departamento de Tocoginecología de la Maternidad Provincial de Córdoba. “El componente del café es la cafeína que actúa como un estimulante a nivel central. La primera señal de intoxicación “es la somnolencia y en concentraciones elevadas produce irritabilidad, estrés, cefaleas, gastritis y alteraciones cardíacas. Sin embargo, las concentraciones de cafeína que tiene el café son mínimas, un uno por ciento y para que esta droga produzca alteraciones importantes hay que consumirla en grandes cantidades. Existe la tendencia de culpar al café pero el chocolate tiene mayores concentraciones de cafeína que el café y el té”. A su turno, Nilda Elida Cuestas, Jefa de Guardia del Hospital Universitario de la Maternidad Nacional e integrante de la Primera Cátedra de Clínica Obstétrica y Perinatología de la Universidad Nacional de Córdoba, indica que “está comprobado que el café es causante de abortos espontáneos a partir de cien miligramos de cafeína por día y a medida que aumenta la cantidad de miligramos que se consumen se incrementa esa posibilidad. Por esto se le recomienda a la paciente no tomarlo y consumir más derivados lácteos. La cafeína además estimula el estreñimiento, la presencia de edemas y la formación de hemorroides. Como en la última etapa del embarazo las pacientes suelen permanecer en vigilia, si consumen cafeína este estado se agrava”.

El Estudio.

Nombre: Ingesta de cafeína y riesgo de aborto espontáneo en el primer trimestre de embarazo. Publicado en The New England Journal of Medicine, 21 de diciembre de 2000.
Autores: Sven Cnattingius y otros.
Lugar y año de realización: Uppsala, Suecia entre 1996 y 1998.
Tipo de estudio: casos-control. 562 mujeres con abortos espontáneos y 953 mujeres sin abortos espontáneos. 

Tabla. Cantidad de cafeína para cada producto. 

Producto Tamaño Cafeína en miligramos.
Café regular 1 1/2 Taza  150
1 Taza. 80
Café instantáneo:
-débil
-promedio
-fuerte
1 Taza. 45
75
85
Café descafeinado 3
Expreso 1/2 Taza  266
Chocolate 1 1/2 Taza  22
Refresco o bebida cola
Refresco o bebida de chocolate
Leche con chocolate
1 Taza. 6
5
6
Barra de chocolate negro 28 gramos 20
Chocolate tipo Baker 28 gramos 26
Bebida cola (marca muy conocida, regular o dieta) 45.6
Bebida cola (marca conocida)
-Regular
-Dieta
37.2
35.4
1 Taza. 
-marcas norteamericanas
-marcas importadas no americanas.
-instantáneo
40
60
28
Mate 1 1/2 Taza. 56
Té verde 1 1/2Taza. 110
Té negro 1 1/2 Taza. 120
Medicinas para el resfriado y dolor de cabeza Una dosis 32

Referencias.

1 Taza= 8 onzas (oz)= 240 mililítros.

Nota:  Lic. Rosana A. Guerra. 
Prensa y Difusión. Maestría en Salud Materno Infantil. E-mail: rguerra@arnet.com.ar 

Este comunicado de prensa se publicó en el Diario La Voz del Interior el 25 de agosto de 2004.

* Foto. Fuente "Facts of life" (Foto de UNICEF, Lemoyne).


Maestría en Salud Materno Infantil. Web: http://master.fcm.unc.edu.ar
E-mail: maestria_smi@fcm.unc.edu.ar